Noticias

leiho berria/ventana nueva 

Se han confirmado las peores previsiones del Consejo Territorial de Finanzas y, finalmente, los Ayuntamientos de Bizkaia tendrán que devolver 61 millones de € a la Diputación del llamado fondo Udalkutxa.

Esta devolución se corresponde con la diferencia entre la previsión de recaudación hecha por el Consejo Vasco de Finanzas y lo que, finalmente, se ha recaudado. Este el segundo año en el que las diferencias entre lo que se prevé y lo que realmente se recauda son tan abultadas. Este error provoca importantes desajustes en la economía de los Ayuntamientos que tienen que devolver la parte que les corresponda con cargo al presupuesto del año siguiente.

En el caso concreto de Etxebarri, el Ayuntamiento tiene que devolver este año 515.000 € con cargo al presupuesto 2017 con lo que hay que restar esa cantidad de la previsión para este año. El resultado es que el Ayuntamiento recibe menos dinero de la principal fuente de financiación municipal (casi el 58%), el fondo Udalkutxa.

A esto habría que sumar los 614.000 € que hubo que devolver en 2016. Más de 1.100.000 € en 2 años que merman la capacidad económica y de inversión del Ayuntamiento.

Todo esto ha provocado que el Ayuntamiento de Etxebarri haya aprobado un presupuesto inferior al del año 2016, en concreto un 0,58% menor. En ese sentido, el mantenimiento de los servicios está asegurado pero se ha reducido las inversiones con cargo al presupuesto corriente. Habrá que esperar a la liquidación del año 2016 para calcular el remanente y las posibles inversiones que se puedan llevar a cabo.