Historia

<ESCUCHAR>
El término de Etxebarri aparece por primera vez ligado al "camino de Echevarri", vía milenaria en la ruta comercial que desde Castilla pasaba por Orduña hasta Bermeo. Eran los primeros tiempos del cristianismo en Euskadi (s. XI) y Etxebarri dependía de Santa María de Ganguren (Galdakao) hasta que en el s. XVI San Esteban de Etxebarri sita en Kukuiaga se instituye como Anteiglesia independiente. Como tal, la desaparecida antecesora de nuestra actual parroquia, se usaba como entidad civil. Los domingos, tras acudir a misa, se reunía la asamblea vecinal en sus alrededores para decidir sobre temas como el mantenimiento de la infraestructura y bosques, Justicia, Caridad, Educación, Censos, organización militar en tiempos de guerra, recaudación de impuestos y nombramiento de cargos municipales. En este último punto cada municipio tenía sus propias reglas, en el caso de Etxebarri se nombraban tres fieles de los que, por elección entre los vecinos, salía el primer fiel, el segundo fiel, o sustituto y el colector de la Bula de la Santa Cruzada. Tras un año de mandato el primer fiel designaba a otro candidato para que le sustituyera en la elección pues no se podía mandar más de un año seguido. Tampoco se podía ocupar cualquiera de los otros dos cargos más de dos años consecutivos, por lo que a veces el primer fiel debía designar dos nuevos candidatos.

Antiguo mojón de Etxebarri

La Anteiglesia de San Esteban de Etxebarri, cuyo nombre oficial es, desde 2005, el de “Etxebarri”, formaba junto con las de Galdakao y Zarátamo la Merindad de Uribe. El Señorío de Bizkaia contaba con otras cuatro (Busturia, Arratia-Bedia, Markina y Zornotza) y con sus respectivos montes bocineros (Sollube, Oiz, Gorbea, Ganekogorta y Kolitxa), desde los que se hacían señas acústicas (bocinas) y visuales (fuego) para convocar a los fieles regidores a las Juntas Generales de Gernika. Etxebarri tenía asiento y voto número 37.

En esta época dominaban los Legizamon, de linaje gamboíno, descendientes de un caballero de la familia del Cid. Estos señores feudales ejercían su poder desde su casa-torre, asegurando el orden en la zona aunque se cayera en abusos y prepotencia. La casa-torre banderiza de Legizamon es uno de los escasos testimonios del predominio de esta parentela en la zona; Pedro de Legizamon, su dueño, murió luchando en Granada el año 1319.

Los Legizamon también estaban presentes en la recién nombrada villa de Bilbao, con sus posesiones en Begoña y su influencia económica. A pesar de que María Díaz de Haro, señora de Bizkaia, prohibiera el uso del camino de Echevarri mediante la carta puebla de Bilbao (5 de Junio de 1348), los Legizamon siguieron manteniendo un gran poder como lo demuestra su palacio (s. XVIII), hoy recuperado y rehabilitado como restaurante, y el molino de Lezama-Legizamon (s. XVIII). Este voluminoso caserón neoclásico con vanos de sillería caliza sirvió de molino harinero para reconvertirse en el s. XIX en fábrica de papel. Desde las inundaciones de 1972 ha caído en desuso.

En nuestra Anteiglesia se encontraban también las torres de Etxebarri, que controlaba el camino de Etxebarri, y la de Arbolantxa, construida a media ladera con la pretensión de derrotar a las otras torres. Eran tiempos de encarnizadas guerras banderizas entre vecinos para hacerse con el poder. Y es que Etxebarri ofrecía un paso natural estratégico, riqueza agrícola y la fuerza del río con sus molinos y ferrerías.

El 17 de abril del año 1624, la Junta general del señorío de Bizkaia, ante la posibilidad de un ataque de naves holandesas, decidió fortificar las costas y los puertos del señorío y nombrar capitanes y oficiales en todas las villas y anteiglesias de Bizkaia. Fue nombrado capitán de Etxebarri, así como de Lezama, don Juan de Aldape. Estos nombramientos de capitanes y oficiales dieron lugar a un pleito entre las villas y el señorío, revocando el rey Felipe IV los nombramientos en noviembre del citado año.

Agricultores en la vega de Uribarri

En el año 1637, ante la petición de tropas que el rey Felipe IV había realizado al señorío de Bizkaia con destino a la guerra que en esta época mantenían Francia y España, el señorío procedió a la formación de un tercio propio de mil hombres. Con este fin se efectuó un reparto de soldados entre todas las localidades vizcaínas, aportando Etxebarri dos soldados.

El señorío de Vizcaya acordó el 20 de abril de 1639, entre otras medidas preventivas, designar a qué puertos y partes de la costa debía acudir la gente armada del interior del señorío en caso de ataque contra la costa por parte de naves francesas. A los hombres armados de Etxebarri, así como a los de la mayor parte de las localidades de la cuenca del Nervión, les correspondió socorrer en caso de alarma a Portugalete.

En 1704 tenía 20 fogueras, las cuales en 1798 habían aumentado a 23. A comienzos del siglo XVIII, tras haber ganado la guerra de Sucesión española, Felipe V intentó acabar con uno de los principales derechos vascos: el libre comercio. Al pretender establecer las aduanas en los puertos de mar y fronteras, hubo una enorme sublevación en el país en la que tomaron parte activa las gentes de Etxebarri. El 5 de setiembre de 1718 tropeles de campesinos invadieron la villa de Bilbao quemando y saqueando las casas de las autoridades logrando matar a un Diputado General, Arana, y maltratar a curas y frailes a los que suponían cómplices del atentado contra los Fueros. El país fue ocupado militarmente el 11 de noviembre. Una tropa de 3.000 soldados entró en Bizkaia al mando del general Loya siendo distribuidos sus contingentes entre la villa, Lutxana, Portugalete y Bermeo. El 7 de enero de 1719 Loya promulgó un bando en el que manifestaba la intención de Felipe V de restablecer la libertad de comercio nuevamente, y el 18 fueron condenados a muerte 16 de los inculpados por los sucesos de setiembre siendo agarrotados en la cárcel de Bilbao. (Labayru: "H. B. S. B.", t. VI, cap. X, pp. 93 y 107). El 21 de agosto de 1794, las milicias de Echévarri salen a defender la frontera de Bizkaia con Gipuzkoa.

Iglesia de San Esteban y ermita de Santa Ana

A comienzos del siglo XVII, en las elecciones generales del personal del regimiento general del señorío de Bizkaia, Etxebarri votaba por la parcialidad gamboína Durante el dominio francés el sistema político pasó de las Anteiglesias a los Consejos Municipales, supeditados a la autoridad militar. Tras la guerra de la Independencia (s. XIX), se recuperó la anterior estructura política, pero por poco tiempo ya que en 1876 son abolidos los Fueros. Desde entonces se han sucedido la República, la Dictadura y, desde 1975 la Monarquía Parlamentaria.

Como último capítulo en este breve resumen de la historia de Etxebarri, destacaremos el cambio de una economía tradicionalmente rural a la industrialización con la consiguiente inmigración que ésta acarreó consigo a partir de 1950. Estos nuevos vecinos se asentaron en la zona de monte que hoy conocemos como San Antonio, patrono de aquellos primeros corredores de fincas. Este núcleo ha destacado por su gran labor social que ha desempeñado desde su nacimiento. Exponente del espíritu de nuestro querido pueblo.

El inicio de siglo viene determinado por la finalización de grandes procesos urbanísticos y de rehabilitación interna iniciados en la década de los 90. Este proceso de urbanización ordenado y moderno, unido a la situación estrategia en cuanto a las comunicaciones con la capital y el resto de la provincia, hacen que Etxebarri se transforme en un pueblo atractivo en el que se disfruta de una gran calidad de vida con grandes instalaciones deportivas y culturales, extensos jardines y zonas de ocio y una oferta de actividades y servicios.

La llegada del metro y la implantación de un sistema municipal de transporte, el EtxebarriBus, vertebra tanto las comunicaciones con el exterior como dentro del municipio, facilitando la conexión entre los servicios y salvando las dificultades orográficas.

En 2009 tiene lugar el 500 Aniversario de la Desanexión de la Anteiglesia de Santamaría de Galdakao, un hito histórico en el que se celebra la idea de pueblo, la idea de "Vivir Etxebarri". Una idea extensiva a toda la ciudadanía que en 2015 superó los 11.000 habitantes.

  • 500 Aniversario
  • Instituto Labayru
  • Cultura. Diputación Foral de Bizkaia